jueves, 19 de febrero de 2015

Valparaíso



Estos tesorines me los traje de la feria de antigüedades de Valparaíso y creo que será la última vez que vayamos a esa feria. Afortunadamente el viejillo que vendía los sobres con estampillas era un amor (porque, ¿qué puedo decir? ¿por qué los otros viejos que atienden son tan pesados? Señores les falta algo, algo ALGO en su vida?) y me dejó escoger tranquilamente los sobres que más me gustaran mientras nos contaba de la vez que había mirado una pulga por un microscopio (que nos llevamos también) y que le había asombrado lo horrible que era. Según él tenía cara de dinosaurio y que después de verla había tenido pesadillas. Así que nos fuimos aconsejados de no mirar nunca bichos para poder vivir tranquilos.
La máquina de escribir la compré hace un tiempo atrás en la misma feria. Debe ser americana porque no tiene ni ñ ni tilde, así que no puedo escribir mi apellido bien, pero es bonita.


2 comentarios:

  1. los viejitos son super amorosos, osea no todos obviamente, pero conocen tantas historias ya me veo que te contara la vida de cada estampilla XD, yo compre un par de ellas en version pájaros del mundo, me costo 3.500 y venian como 30, las uso para decorar mi diario XD (soy muy pendeja hjajajajajaa), en una galeria de ahumada, tienen de todo tipo :D
    que linda la máquina, cuando entre a estudiar en la media me enseñaron a escribir en maquinas antiguas con cubre teclado!!! como te imaginaras avanzabamos ene jajaja, que lindos recuerdos me trajiste, espero algun dia ir a cachurear contigo :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener un diario es la raja!!!! Y más si le pones ilustraciones, estampillas y recortes!!! No sé por qué uno deja de hacer esas cosas, bueno, por la falta de tiempo quizá. ¡Cachuriemos un día! Ah! Tuviste suerte que los viejos anticuarios de allá te traten bien, a mi me odian y son pesados... aunque el viejito de la superpulga era genial.

      Eliminar