lunes, 23 de marzo de 2015

Hilo y Aguja para Ilustrar







Tengo una fijación con los materiales desde toda la vida. Recuerdo ser muy chica y estar pensando dónde empieza la ilustración como concepto y dónde termina, por supuesto que como era chica no sabía bien cómo canalizar esas dudas y creo que ni siquiera era capaz de explicar lo que estaba pensando. Yo lo atribuyo a que veía a mi tía Ana haciendo bordados: compraba revistas, calcaba los dibujos, hacía composiciones con figuritas de animales, de flores, y bordaba en su máquina de coser de pedal. Usaba hilos de colores y a veces calaba el género. Para mí era lo mismo que dibujar pero de otra forma. Me gustaría mucho tener alguno de esos bordados, pero bueno, tengo el recuerdo y la sensación de los recuerdos que es igual de bonito. Quizá si volverá a bordar así alguna vez.

Hace un par de años paseando por el Cerro Santa Lucía en vísperas de Navidad vimos unos puestos y nos acercamos a ver: vendían objetos hechos a mano. Lo que más me gustó fue el trabajo de una señora que hacía estuches y bolsas de género y los decoraba con paisajes armados con trozos de género. Muy lindo, sobretodo por las combinaciones de colores y los detalles. Que lástima que este tipo de cosas no sea tan valorado.
Cuando veo cosas así me pregunto si las personas que hacen este trabajo están conscientes de las vueltas que le pueden dar a lo que tienen... yo feliz me compraría un libro con las ilustraciones de esa señora.

Compramos un estuche pequeño porque mientras más grande sea el estuche más porquerías inútiles pongo adentro y eso suma peso innecesario, y también una bolsa donde cabe perfecto mi croquera A3. Espero encontrarme alguna vez con esa señora y con sus hermosas ilustraciones.




martes, 17 de marzo de 2015

Trabajo + Instagram


Queda poco para terminar un proyecto que ha salido laaaargo y con el que he aprendido muchísimo.


¡Me hice una cuenta en Instagram! Me cuesta mucho lo de las redes sociales, en verdad nunca he sido muy buena para estar pegada al computador y menos al celular, pero bueno, hay veces en que toca actualizarse, acá está el link por si quieren ver mi fotos.

https://instagram.com/paulapolinab/

<3


sábado, 7 de marzo de 2015

Historia de un Tatuaje


Tengo un tatuaje cerca de la clavícula izquierda. Por algún motivo, llama bastante la atención a pesar de que pocas veces lo dejo ver, no por pudor ni nada de eso, sino porque no tengo tanta ropa que deje al descubierto esa parte, y bueno, cuando se me ve me hacen notar que está allí. Es algo gracioso, porque claramente sé que está ahí, pero más que nada porque siempre termino contando la historia de por qué me lo hice. Así es que como estoy trabajando a full en un proyecto y no tengo nada más de índole dibujística, hablaré la historia de mi tatuaje, porque claro, tiene mucho que ver con ilustración. 

Todo comenzó cuando me di cuenta que tenía muchos planes y nada de dinero. En ese momento trabajaba dibujando y también haciendo un poco de animación y no me gustaba para nada la dinámica de esos trabajos, siempre todo para el día anterior, siempre excusas para darte tu paga, todo muy desorganizado y poco serio. Y como no me caracterizo mucho por tener paciencia decidí ir en busca de un trabajo que me diera estabilidad económica aunque no tuviera nada que ver con dibujo y terminé trabajando en un archivo de imágenes con especialistas en las ciencia de la tierra: cartógrafos, geomensores, topógrafos, uniformados...

El plan original era llevar la rutina de cualquier oficinista y dibujar en todos mis ratos libres haciendo los proyectos que yo quisiera, ilustrando las cosas que me parecían interesantes. Dibujé muchísimo, tomé muchos talleres de cosas que siempre había querido aprender, incluso comencé a cursar una segunda carrera (diseño) por las noches pero estaba agotada y la rutina en mi trabajo era cada vez más insoportable, no lograba integrarme con mis compañeros de trabajo, estaba demasiado fuera de lugar. Así es que decidí hacerme un tatuaje para recordarme constantemente cual es mi motivación principal, mi lenguaje y mi forma de ver las cosas.

Alcancé a trabajar allí casi 3 años y renuncié para dedicarme a ilustrar. No fue nada fácil tomar la decisión, pero gracias al apoyo del Felipe pude hacerlo, fue gracias a él también que me animé a mostrar mis ilustraciones.

Nunca he vuelto a pensar en trabajar en algo que no sea lo mío y nunca lo volveré a hacer.


(no pondré una foto de más cerca porque... han visto esas páginas de tatuajes donde los muestran bien de cerca para ver los detalles? Es obvio que si quieres vender un tatuaje tienes que hacerlo así, pero yo las encuentro horribles. Tampoco me gustan las fotos de comida).

jueves, 5 de marzo de 2015

El tiempo pasa...


¡Demasiado rápido! 
No sé hace cuanto tiempo nos cambiamos a la casa donde estamos viviendo ahora, y muchas veces me he encontrado perdida entre los días de las semana no estando segura si es lunes, martes o viernes. Afortunadamente es por una buena causa: estamos remodelando nuestra casa ¡al fin! Además, estoy haciendo las últimas ilustraciones de un proyecto que me ha salido para largo... ¿A ustedes les pasa que les cuesta asumir que lo que hacen es lo mejor? ¿O sea, me refiero a que te quedas pensando: "esto me podría haber quedado mejor", lo haces de nuevo y vuelves a pensar lo mismo? Es como caer en un ciclo continuo de exigencia que no conduce a nada, y bueno, ha sido un logro dejar de hacer esa cuestión tan absurda. Espero poder mostrarles más adelante el proyecto terminado.

Mis mejores amigos de esta semana: