sábado, 7 de marzo de 2015

Historia de un Tatuaje


Tengo un tatuaje cerca de la clavícula izquierda. Por algún motivo, llama bastante la atención a pesar de que pocas veces lo dejo ver, no por pudor ni nada de eso, sino porque no tengo tanta ropa que deje al descubierto esa parte, y bueno, cuando se me ve me hacen notar que está allí. Es algo gracioso, porque claramente sé que está ahí, pero más que nada porque siempre termino contando la historia de por qué me lo hice. Así es que como estoy trabajando a full en un proyecto y no tengo nada más de índole dibujística, hablaré la historia de mi tatuaje, porque claro, tiene mucho que ver con ilustración. 

Todo comenzó cuando me di cuenta que tenía muchos planes y nada de dinero. En ese momento trabajaba dibujando y también haciendo un poco de animación y no me gustaba para nada la dinámica de esos trabajos, siempre todo para el día anterior, siempre excusas para darte tu paga, todo muy desorganizado y poco serio. Y como no me caracterizo mucho por tener paciencia decidí ir en busca de un trabajo que me diera estabilidad económica aunque no tuviera nada que ver con dibujo y terminé trabajando en un archivo de imágenes con especialistas en las ciencia de la tierra: cartógrafos, geomensores, topógrafos, uniformados...

El plan original era llevar la rutina de cualquier oficinista y dibujar en todos mis ratos libres haciendo los proyectos que yo quisiera, ilustrando las cosas que me parecían interesantes. Dibujé muchísimo, tomé muchos talleres de cosas que siempre había querido aprender, incluso comencé a cursar una segunda carrera (diseño) por las noches pero estaba agotada y la rutina en mi trabajo era cada vez más insoportable, no lograba integrarme con mis compañeros de trabajo, estaba demasiado fuera de lugar. Así es que decidí hacerme un tatuaje para recordarme constantemente cual es mi motivación principal, mi lenguaje y mi forma de ver las cosas.

Alcancé a trabajar allí casi 3 años y renuncié para dedicarme a ilustrar. No fue nada fácil tomar la decisión, pero gracias al apoyo del Felipe pude hacerlo, fue gracias a él también que me animé a mostrar mis ilustraciones.

Nunca he vuelto a pensar en trabajar en algo que no sea lo mío y nunca lo volveré a hacer.


(no pondré una foto de más cerca porque... han visto esas páginas de tatuajes donde los muestran bien de cerca para ver los detalles? Es obvio que si quieres vender un tatuaje tienes que hacerlo así, pero yo las encuentro horribles. Tampoco me gustan las fotos de comida).

2 comentarios:

  1. jajajja mori con las fotos de comida jajajjaja, a mi me gusta dibujarla *w* para no comerla juasjuasjuas, lo de los tatoos tienes razón :3 pero se ve que es un Lápiz *w*!!
    yo pensé en hacerme uno pero todavia no decido como lo quiero, y es como para lo mismo, recordarme que vivo para dibujar y no decaer porque como sabemos es super dificil esta carrera si no nos damos ánimos nosotras mismas pos quien T_T. Un abrazo!!!! vamoooh!!!! :B

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazte un diseño bonito de tatuaje po Bianca! Es demasiado bonita la idea de tener un dibujo en el cuerpo sobre todo si representa algo.
      Las fotos de comida son asquerosas. Hay excepciones como en todo, pero encuentro tan feas algunas fotos...

      Eliminar