jueves, 18 de febrero de 2016

Historia librística de la semana: Hansel y Gretel



     Soy cachurera, casi casi rozando el mal de diógenes, aunque en el último tiempo algo me ha pasado que me estoy rehabilitando. De todas formas, ir a cachurear a las ferias de las pulgas sigue siendo como un ideal de panorama. A veces encuentro cosas bacanes como este libro de Hansel y Gretel ilustrado por la admirada Isabel Hojas. 

     Cuando salió esta colección de libros quise tenerlos todos, pero la volada era que los vendían asociados a una marca de bencina... o algo así. La cosa es que había visto las ilustraciones solas, sin estar diagramadas con el texto y aunque son hermosas igual quería ver cómo se integraban en el libro en general. O quizá era la pura excusa para camuflar que quería mucho tener este libro. Y por fin lo tengo. Lo encontré por casualidad en un lugar donde vendían juguetes de Cars en la feria de las pulgas de La Serena. 


     Tiene poquitas ilustraciones y todas están en la internets, pero es rico verlas con el texto. Al menos a mi me gustó la diagramación y el formato del libro y quedé muy contenta con mi compra. Aprovecharé también este ímpetu escritorístico que me agarra para contarles que la Isabel hace un taller increíble. Pero de verdad. De esos que entrai siendo una persona y cuando se acaba eris otro. El taller se llama Mil y un ojos y lo imparte en la Casa de Oficios junto a la GRAN Carolina Muñoz. Yo tomé este curso hace tiempo ya porque había visto unas ilustraciones de la Isabel que me habían dejado pa la cagá... me acuerdo que estuve muchos días mirando la misma ilustración (no de corrido por supuesto... aún no alcanzo ese nivel de esquizofrenia) y cada día le encontraba un detalle y una riqueza distinta así que cuando caché que hacía talleres ni lo pensé. Vi la página y ya estaba inscrita y yendo camino a. Creo que lo más bacan de todo es que el taller se trata de ilustración en lo general no más... en lo particular es un cúmulo de información de esa que alimenta el cerebro y los ojos y que te ayuda a ver con niveles de profundidad todo. Todo. Aprendí mucho de la Isabel pero por sobre todo de la Caro.


     ¿Y que tiene que ver eso con Hansel y Gretel? Ni una cuestión po. Solo que voy derechito a transformarme en una de esas viejas lateras que se mandan pedazo de monólogo apenas tienen oportunidad.


     Aún así, las ilustraciones de a continuación son HERMOSAS (Inserte aquí carita feliz).





1 comentario:

  1. jajajajja que bonitooooo, si he visto que hay muchos libros que se venden en las bencineras :D osea los que no tenemos auto o viajamos seguido nunca los veremos XD sniff XD, el comentario final jajjajaa que gracioso, tan boni un abrazo!!!

    ResponderEliminar